Jóvenes

Por EQUIPO AICTS / 27 de diciembre de 2019


La situación de los jóvenes ha sido una de las principales inquietudes del equipo de AICTS desde sus inicios. A lo largo de estos años, hemos venido recogiendo diferentes indicadores e informes que hacen referencia a sus condiciones de vida, a las dificultades de acceso al mercado de trabajo, a la situación en la que se encuentran en el mismo y, en consecuencia, las complejidades de poder llevar a cabo sus proyectos de vida, incluida la emancipación de sus hogares familiares. El escenario de los jóvenes en España está siendo continuamente estudiado y analizado pero, lamentablemente, no se articulan medidas, o al menos no cumplen con sus objetivos, para dar un giro al mismo. Pasan los años, los lustros y las décadas y los jóvenes no es que lo tengan igual de difícil sino que lo tienen peor.

Ser joven en España, como hemos comentado en otras ocasiones, nunca fue fácil. La situación de la estructura productiva, el tipo de empleo al que acceden los jóvenes y las paradojas de la cualificación, buena parte de ellos y ellas pertenecen a las generaciones mejor formadas de la historia de España pero no encuentran un empleo que encaje con sus estudios, o lo hacen al cabo de un periodo de tiempo que se alarga más años de los deseables. Además, como viene siendo habitual en estos tiempos, no son pocos los discursos que han surgido para culpabilizar a los propios jóvenes de esta situación. Que si estudiaban de más o estudios que no tenían salida en el mercado de trabajo (a la vez que el sistema alienta a formarse en la vocación de cada cual y cuando está demostrado que, a menor nivel de cualificación mayor riesgo de vulnerabilidad y exclusión social); que si son unos "ni-nis" (una de las etiquetas más desafortunadas al tomar el todo por la parte y categorizar a colectivos enteros bajo la misma); que si les falta experiencia para acceder al empleo...lo cual no merece mayor comentario. 

Hace unas semanas, el Banco de España publicó unos indicadores que mostraban el impacto de la crisis en el nivel de las familias españolas. A partir de Encuesta Financiera de las Familias del Instituto Nacional de Estadística (INE) y de la Agencia Tributaria, y con datos de 2017 mostraba cómo eran las rentas de las familias menores de treinta y cinco años las más perjudicadas, habiendo perdido en el periodo 2010-2016 el 18% de su renta disponible, cuando otros grupos de edad se habían recuperado. El indicador es absolutamente demoledor y responde a la transformación del mercado de trabajo, basada en la flexibilización y la precarización, en el que los más jóvenes son uno de los colectivos más vulnerables. De esta forma, la posibilidad de llevar a cabo un proyecto de vida se complica enormemente y las tendencias no parecen revertir el escenario, ni siquiera atenuarlo.

Una sociedad se basa en la corresponsabilidad entre sus integrantes, o al menos debería hacerlo. En este caso, nuestra sociedad no está siendo muy responsable de las generaciones que van a ocupar en los siguientes años la posisicón central de las mismas. Llama la atención el hecho de que las actuaciones de las diferentes Administraciones Públicas no hayan incidido en esta situación, más allá de las declaraciones de intenciones o de las medidas que se han demostrado poco eficaces. Con un mercado de trabajo que penaliza más que nunca la juventud, aunque siempre se puede ir a peor; con un sistema que llama al emprendimiento y que, en no pocas ocasiones, esconde falsos autónomos y más precariedad; con los "riders" convertidos ya en una parte más del paisaje urbano, siendo uno de los paradigmas de los nuevos tiempos en el ámbito laboral; con un mercado de la vivienda en el que el alquiler se ha disparado, especialmente en las grandes ciudades como consecuencia de los procesos de turistificación, entre otras cuestiones; queda claro que ser joven se complica cada vez más. Y luego se preguntan por la situación de la Natalidad, por el nihilismo de cierta parte de la juventud, o por el abrazo al consumismo y al individualismo desbocado... 





Prevención y accesibilidad



Ehquidad.org utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios facilitando la navegación por nuestra web. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Acepto las cookies de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information